domingo 25 de febrero de 2024 - Edición Nº1908

PREVENCIÓN & PROMOCIÓN | 19 oct 2023

La hipoacusia no tratada afecta la calidad de vida de las personas 

A escala mundial, la pérdida de audición es la discapacidad sensorial de mayor prevalencia. Según OMS, 430 millones de personas, más del 5 por ciento de la población mundial, padece algún tipo de dificultad acústica discapacitante. Para el 2050, esta cifra superará los 700 millones. La importancia de detectar los síntomas a tiempo. 


 

Existen diversos factores que pueden afectar y provocar problemas de salud mental en las personas. Los padecimientos relacionados con la audición, motivados por el paso de los años y la falta de tratamiento a tiempo, es una de ellas. En este sentido, los problemas de integración y socialización de las personas que lo sufren, pueden agravar su calidad de vida.

La OMS advierte que, 432 millones de adultos y 34 millones de niños requieren rehabilitación para sus problemas auditivos. Aun cuando los números son preocupantes, las estadísticas relacionadas con quienes recurren a los especialistas para un simple control auditivo son bajas. Pero, cuando lo hacen, se encuentran con una amplia propuesta de opciones y tratamientos adecuados a cada caso que les permitan superar los estigmas sociales que resultan clave para mejorar su bienestar. 

El rol de la familia 

Dada la progresión con la que se experimenta este deterioro, en la mayoría de los casos, las personas que sufren algún grado de disminución auditiva no reparan en la misma hasta que alcanzan un punto alto que los afecta en sus relaciones sociales y/o familiares, mientras tanto, lo padecen en silencio.

Los primeros en darse cuenta suelen ser los familiares y personas cercanas ya que denotan cómo la comunicación empeora y hay cambios en la personalidad y estado de ánimo de quien lo atraviesa. “Enmascarar los primeros síntomas que se manifiestan en este tipo de cuadros puede reducir las posibilidades al momento de la consulta con el especialista. Sea éste relacionado directamente al tema acústico o bien emocional”, sostiene la Lic. Leiro del equipo GAES Amplifon. 

Se dice que alguien sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír tan bien como una persona cuyo sentido del oído es normal, es decir, cuyo umbral de audición en ambos oídos es igual o mejor que 20 dB. La pérdida de audición puede ser leve, moderada, grave o profunda. Puede afectar a uno o ambos oídos y traer dificultades para oír una conversación o sonidos fuertes. 

Trastornos emocionales y pérdida auditiva

Ante los primeros síntomas de pérdida auditiva, es muy común que las personas pasen por la etapa de negación. Saben que tienen el problema, pero no quieren reconocerlo, porque lo relacionan con envejecer. Los problemas de audición, además, conllevan una serie de cambios en la manera en la que los afectados se relacionan con el entorno afectando su calidad de vida. En alguna parte, esto se debe a que, el hecho de sufrir una merma en la audición, es una condición que, en muchas ocasiones, es difícil de percibir para los que no la sufren.

El déficit auditivo puede traducirse en un sentimiento de minusvalía y falta de integración, y las complicaciones que devienen de estos problemas y desencadenan en falta de comunicación con otros, conduce a un desarrollo social y emocional alterado, predisponiendo a baja autoestima, dificultad para reconocer las emociones o mostrar empatía además de tener mayor dificultad para controlar los impulsos.

Está demostrado que la detección temprana y las intervenciones adecuadas para abordarla pueden mitigar muchos de sus efectos adversos asociados. En este sentido, los audífonos se convierten en una forma eficaz y no invasiva de tratamiento que permite reducir las comorbilidades relacionadas de modo que es posible aumentar la calidad de vida de sus usuarios, ayudándolos a “redescubrir todas las emociones relacionadas con el sonido.”

Finalmente, un estudio recientemente publicado investigó la conexión entre la pérdida auditiva no tratada y el aislamiento social, la soledad, el apoyo social y el malestar psicológico, y encontró que, los problemas de audición no tratados aumentan mucho las posibilidades de sentirse emocionalmente solo. La depresión fue un factor común que contribuye a la soledad, al aislamiento social y al escaso apoyo social.

 

 
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias