sábado 25 de mayo de 2024 - Edición Nº1998

PREVENCIÓN & PROMOCIÓN | 2 nov 2023

Accidente Cerebrovascular

Cómo prevenir, identificar y tratar el ACV

Si bien constituyen la primera causa de discapacidad, se pueden evitar con cambios de hábitos y el control de enfermedades como la hipertensión y la diabetes.


 

El pasado 29 de octubre se conmemoró el Día Mundial del Accidente Cerebrovascular (ACV), una fecha para llamar la atención sobre estos eventos que afectan a 120 mil argentinos y argentinas cada año y que es necesario identificar y tratar dentro de las primeras cuatro horas y medias para prevenir secuelas graves y muertes.

A nivel mundial, constituyen la principal causa de discapacidad y la tercera causa de muerte. Frente a esta prevalencia, especialistas del ministerio de Salud bonaerense explicaron de qué manera se pueden prevenir y cómo identificarlos para realizar cuanto antes la consulta con el equipo de salud.

Pero ¿Qué es un ACV? Se trata de un evento que se produce por la imposibilidad de que llegue sangre al cerebro, algo que suele suceder porque una arteria se encuentra tapada por un trombo o coágulo o bien porque la arteria se rompe y provoca una hemorragia. Los desencadenantes son múltiples y muchos tienen que ver con hábitos y enfermedades como la hipertensión arterial, el tabaquismo, la diabetes y el consumo de alcohol. Por lo tanto, si se modifican esos hábitos y se controlan las enfermedades asociadas es posible prevenir la mayoría de ellos.

¿Cómo identificarlo?

Los accidentes cerebrovasculares ocurren porque no llega sangre a una parte del cerebro y esto puede ocurrir por dos causas: por un lado, porque una arteria que lleva sangre al cerebro se “tapa” y, por otro, porque se “rompa”. Se clasifican, entonces, en isquémico, cuando se produce la obstrucción de una arteria cerebral y en hemorrágico, que sucede al romperse una arteria.

Ahora bien, para llegar al hospital a tiempo, es clave identificar los signos de alarma. Entre los más frecuentes se destacan síntomas repentinos como la dificultad para coordinar o articular palabras, para tragar (babeo), la sensaciones de confusión mental, adormecimiento y debilidad en piernas y brazos, entumecimiento o adormecimiento de alguna parte de la cara, dolor de cabeza muy intenso que no calma con analgésicos comunes, trastornos parciales o totales de la visión y dificultad para coordinar los movimientos

A dónde concurrir

El mayor problema en el tratamiento del ACV es el tiempo de demora en la consulta. Para abordarlo oportunamente es fundamental trasladar a la persona afectada inmediatamente a un centro asistencial que cuente con servicio de tomografía computada, terapia intensiva y personal capacitado para su abordaje.

A quienes padecen un  ACV isquémico se les puede realizar un tratamiento mediante la administración de una medicación que rompe los coágulos que obstruyen las arterias. Lo ideal para evitar secuelas es realizarlo dentro de las cuatro horas y media desde que aparecen los síntomas. 

Fuente: Ministerio de Salud de la provincia de Bs. As.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias