jueves 18 de julio de 2024 - Edición Nº2052

INVESTIGACIÓN + TRATAMIENTO | 19 mar 2024

El control cardiológico es clave en adultos jóvenes con enfermedades congénitas

Según una investigación realizada por las organización sin fines de lucro estadounidense Mayo Clinic, los chequeos médicos en personas con patologías cardíacas congénitas generan una gran reducción de riesgos de muerte o complicaciones cardiovasculares.


La insuficiencia cardíaca es una preocupación de salud potencialmente urgente para los adultos jóvenes con enfermedad cardíaca congénita (ACHD, por sus siglas en inglés), una enfermedad a menudo subestimada e intratada, incluso cuando las hospitalizaciones para esta afección siguen en aumento. La investigación de Mayo Clinic muestra que los adultos jóvenes de Estados Unidos que viven con enfermedad cardíaca congénita tienen un mayor riesgo de muerte o complicaciones cardiovasculares después de su hospitalización por insuficiencia cardíaca. Sin embargo, la información del estudio publicada en la Revista de la Asociación Americana del Corazón también muestra que los pacientes que recibieron atención médica cardiológica reciente antes de una hospitalización por insuficiencia cardíaca tuvieron menos probabilidades de morir.

"Más del 85 por ciento de los niños nacidos con enfermedad cardíaca congénita llegan a la adultez. Es probable que tengan complicaciones posteriormente, pero el 61 por ciento de estos pacientes mayores de 18 años no consultan a un especialista en cardiología", explica el Dr. Luke Burchill, un cardiólogo de Mayo Clinic y autor principal del estudio. "Estos pacientes adultos jóvenes tienen una gran necesidad de vías de atención médica individualizada para mejorar su calidad de vida y controlar problemas de salud como la insuficiencia cardíaca".

Investigaciones anteriores demostraron que las hospitalizaciones por insuficiencia cardíaca en adultos estadounidenses con enfermedad cardíaca congénita aumentó drásticamente de 1998 a 2011. Para entender con mayor profundidad esta tendencia y su efecto en los pacientes y recursos hospitalarios, el Dr. Burchill y otros colegas emplearon datos nacionales para estudiar retrospectivamente una cohorte de adultos con enfermedad cardíaca congénita hospitalizados en la última década. El porcentaje de ACHD hospitalizados por insuficiencia cardíaca aumentó significativamente, del 6,6 por ciento en 2010 al 14 por ciento en 2020.

En más de 26 000 hospitalizaciones particulares de pacientes ACHD, el 22 por ciento tuvo insuficiencia cardíaca y el 78 por ciento no tuvo. Aquellos hospitalizados con insuficiencia cardíaca tuvieron un mayor riesgo de muerte u otra complicación cardíaca o cerebral importante y utilizaron más recursos de atención médica, incluida la rehospitalización y los servicios posteriores al tratamiento urgente que aquellos hospitalizados sin insuficiencia cardíaca. Sin embargo, las personas que asistieron a una visita a la clínica de cardiología dentro de los 30 días anteriores a la hospitalización tuvieron menores tasas de mortalidad debido a cualquier causa a los 90 días y 1 año.

Los pacientes ACHD con insuficiencia cardíaca tuvieron el doble de posibilidad de ser rehospitalizados que los que no tuvieron insuficiencia cardíaca, especialmente los menores de 45 años, sin importar el tipo de enfermedad cardíaca congénita. Los pacientes más jóvenes también requirieron más atención médica o tratamiento de apoyo después de recibir el alta y antes de que pudieran regresar a su hogar y cuidar de sí mismos.

"Muchos de los pacientes ACHD con insuficiencia cardíaca que conozco comparten antecedentes similares de no tomarse en serio sus síntomas cardíacos, lo que conduce a un reconocimiento y tratamiento tardío de la insuficiencia cardíaca. Las buenas noticias son que podemos reiniciar el curso para la mayoría", asegura el Dr. Burchill. "Tenemos medicamentos nuevos que vuelven a fortalecer el corazón, opciones nuevas para reemplazar válvulas cardíacas sin abrir el pecho y tratamientos de bajo riesgo para que el ritmo cardíaco regrese a la normalidad. Nuestro objetivo es cambiar el foco de la insuficiencia cardíaca a la función cardíaca y el éxito del paciente para sentirse mejor y vivir por más tiempo".

 

Fuente: Mayo Clinic, https://newsnetwork.mayoclinic.org/es/

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias