sábado 25 de mayo de 2024 - Edición Nº1998

PREVENCIÓN & PROMOCIÓN | 15 abr 2024

Cómo actuar frente al dengue

En una ola de aumento de casos autóctonos en diversos puntos del país, recordamos medidas de prevención y cuidado. También podrás leer de qué se trata la vacuna QDENGA.


El comportamiento del dengue en Argentina deja a la vista que la circulación del virus ya se ha transformado en un problema para la salud pública.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, en lo que va de la temporada 2023/2024 (SE 31/2023 hasta la SE 12/2024) se registraron en el país 215.000 casos de dengue (90% autóctonos, 7% en investigación y 3% importados), de los cuales 163.419 se registraron desde la SE1 a SE12 de 2024. Además, se informa que la incidencia acumulada hasta el momento es de 384 casos cada 100.000 habitantes.

En comparación con otros años, la actual temporada se caracteriza por ser la de mayor magnitud, y de comienzo más temprano con una persistencia de casos durante todas las semanas. Hasta el momento, se han identificado 3 serotipos circulando en Argentina, con predominio de DEN-2, seguido de DEN-1 y algunos pocos casos de DEN-3.

“El dengue es una enfermedad viral transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti, que se convierte en vector cuando se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue y luego pica a otras personas”, explica la Dra. Paola Caro (MN 113.445), directora Médica de vittal; y remarca que el contagio sólo se produce por la picadura de los mosquitos infectados, nunca de una persona a otra. Además, detalla que las personas infectadas poseen el virus en el torrente sanguíneo desde 1 día antes y hasta 5 ó 6 días posteriores a la aparición de la fiebre.

Los síntomas de dengue pueden ser clínicamente inaparentes o pueden causar una enfermedad de variada intensidad ya que es “una enfermedad sistémica y muy dinámica, con un período de incubación que puede ser de 5 a 7 días”, cuenta la especialista.

En tanto, las infecciones sintomáticas pueden variar desde formas leves de la enfermedad, que se manifiestan con un cuadro febril agudo, de duración limitada (2 a 7 días); a otros cuya fiebre se asociada a intenso malestar general, cefalea retrocular enrojecimiento e inflamación en la piel.

Es importante saber que esta enfermedad puede tener formas graves y causar la muerte. En caso de presentar alguno de los signos de alarma como dolor abdominal intenso y continuo; mareo o desmayo; vómitos persistentes; somnolencia; intranquilidad o irritabilidad; sangrado en encías, vómitos, orina o heces, se debe acudir a un centro de salud de inmediato.

En este marco, la Dra. Caro indica que es fundamental que, ante síntomas de dengue, la persona no se automedique y consulte al médico para que se le indique la medicación adecuada.

Tratamiento y prevención

Acerca de la prevención, la mejor forma de pelear contra el dengue es eliminar todos los criaderos de mosquitos tanto dentro como fuera de la casa.

Como se sabe, muchos de los recipientes donde el mosquito se cría son latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados, etc. Estos recipientes deben ser eliminados; y de no ser posible, se debe evitar que acumulen agua, dándolos vuelta (baldes, palanganas, tambores) o vaciándolos permanentemente (portamacetas, bebederos).

Por otro lado, y a diferencia de lo que se suele creer, la fumigación no es una solución definitiva ni la más eficaz para eliminar a los mosquitos o prevenir las enfermedades que transmiten. “Si bien en las épocas de calor, la fumigación colabora en la reducción de insectos, es preciso saber que solo mata a una parte de los mosquitos adultos y no afecta a las larvas, pupas y huevos. Por eso, se utiliza principalmente como medida de control ante emergencia sanitaria, es decir, cuando aparece un caso sospechoso de zika, dengue o chikungunya”, remarca la Dra. Caro. También anota que una vez que el insecticida cae al piso o se evapora ya no ejerce efectos sobre los mosquitos.

Cabe recordar que para prevenir la picadura del mosquito, se pueden colocar mosquiteros en las ventanas y puertas de las viviendas; usar repelentes sobre la piel expuesta y sobre la ropa con aplicaciones cada 3 horas; reducir la exposición al aire libre; y utilizar ropa clara que cubra la piel, como pantalones y remeras de manga larga.

Sobre ello, la Dra. Caro consigna que “en verano primero se aplica el protector solar y luego de unos 20 minutos, el repelente”.


Vacuna QDENGA

En abril de 2023 la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) de Argentina autorizó el uso de la vacuna contra el dengue TAK-003, conocida como QDENGA. Es desarrollada por el laboratorio japonés Takeda para todas las personas mayores de 4 años, hayan cursado o no previamente la enfermedad, y ya se encuentra disponible en las farmacias.

“La vacuna contra el dengue es eficaz y segura. Los resultados del estudio TIDES mostraron una disminución del 84% de las hospitalizaciones por dengue y una reducción del 61% los casos de dengue sintomático. Además, a los 12 meses de la aplicación de las dosis la eficacia general se elevó al 80,2% para prevenir los casos sintomáticos”, realza la Dra. Caro. Y agrega que “con el tiempo, la vacuna logra que la respuesta inmune se haga más robusta. Qdenga cumplió un criterio de valoración clave al prevenir 90,4 % las hospitalizaciones un año y medio después de la vacunación”.

Según afirma, una de las grandes ventajas de esta vacuna es que puede aplicarse en las personas que ya hayan cursado la enfermedad de dengue, que son quienes están en riesgo de desarrollar cuadros más severos.

“Se aplica en forma subcutánea, con un esquema de 2 dosis separadas por 3 meses. Está diseñada para inducir respuestas inmunes protectoras humorales y celulares contra los cuatro serotipos del dengue”, explica la Directora Médica de vittal.

Luego, enfatiza que por ser una vacuna a virus vivos atenuados tiene algunas contraindicaciones como, por ejemplo, el embarazo, personas en período de lactancia materna y quienes tengan defensas bajas (personas inmunocomprometidas que reciben corticoides a altas dosis, trasplantados, o personas recibiendo quimioterapia).

La vacuna puede coadministrarse con otras vacunas de calendario y/o estacionales (antigripal) el mismo día de la vacunación o en días diferidos sin respetar ningún intervalo, salvo las vacunas a virus vivos (triple viral, varicela y fiebre amarilla) que si no se administran el mismo día se debe respetar un intervalo de 4 semanas entre las mismas.

Finalmente, es importante recordar que la vacunación no cumple con la función de bloqueo frente al actual brote de dengue por lo que se recomienda continuar con las medidas de prevención y control del vector.

Fuente: Vittal

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias